martes, 9 de septiembre de 2014

Somos Perfectas

Después de todos estos años y pensando en lo que perdí, llegué a la reflexión de que somos perfectas y lindas, aunque no lo veamos y nos centremos más en "nuestros defectos físicos".

Porque más allá de estas "imperfecciones", que tanto nos preocupan y acompañan como un "convidado de piedra", poseemos un cuerpo que funciona como reloj, que es armónico y nos permite estar en contacto con el mundo a través de los cinco sentidos.

Personalmente, a veces me preocupaba de mi peso o si tenía celulitis o la piel más firme, o si ya tenía mis primeras arrugas, entre otras cosas, castigándome por no estar a la altura de lo que yo pensaba, debía ser una mujer atractiva. Lo que me causaba mucha frustración y pesar.

Sin embargo, miro hacia atrás y siento nostalgia al imaginar mi cuerpo de antes, sin la pérdida de un seno. Y entonces, descubro que todas esas preocupaciones que apuntaban a lo físico, carecen completamente de peso y sentido.

Como dice la sabiduría popular, tenemos que perder algo para valorarlo...

Pero hoy, a pesar de esta pérdida, sé que puedo sentirme linda, porque soy más que un cuerpo mermado por la enfermedad y puedo seguir haciendo las mismas cosas: sentir, amar, correr, oler, tocar y soñar.

Si has pasado por lo que yo pasé o si no, nunca pierdas la perspectiva de lo que eres: una mujer bella, que puede disfrutar la vida a través de un cuerpo maravilloso.

Con afecto, Carlota.

Google+ Seguidores