viernes, 11 de septiembre de 2015

Una Dura Realidad

Hace unos días, fui al hospital público donde hago mis controles y conocí a una paciente que como yo, esperaba por atención junto a su hijo adolescente.
Me contó que le habían diagnosticado un Ca. de mama un tiempo atrás y que en ese mismo momento, le pidió a la doctora tratante que también le extirpara el otro seno, que aún estaba sano.
La doctora le dijo: "Tiene que darte cáncer en ese seno para sacártelo".
Creo que este testimonio da cuenta de una dura realidad, que afecta a todas las mujeres que somos atendidas en el sistema de salud pública. Y, los doctores no son responsables, ya que sólo siguen los protocolos establecidos e inclusive, algunos tratan de hacer la diferencia en beneficio de sus pacientes.
¿Por qué debemos pasar por un nuevo diagnóstico de cáncer para que tengamos garantizados los tratamientos quirúrgicos, médicos y psicológicos adecuados? ¿Merecemos enfrentarnos por segunda vez al dolor, al miedo y la incertidumbre que esta enfermedad conlleva?
Esto, ha sido así por décadas y creo que ya es hora de buscar otra mirada. Esta vez, orientada a la pro actividad, es decir, a adelantarnos al "enemigo".
¿Cómo? Nosotras, alzando la voz, pues, como mujeres afectadas por este flagelo, tenemos mucho qué decir. El Estado, revisando y mejorando sus políticas de salud pública.
Y, puedo dar varias ideas: debatir sobre la opción de la mastectomía preventiva, garantizar mamografías gratuitas para mujeres menores de 30 años en adelante, subsidiar campañas permanentes y la realización de test genéticos, por ejemplo.
No es primera vez que hablo de esto y lo seguiré haciendo... Para eso nació este espacio, que pertenece a todas las mujeres de mi país y del mundo.

Con afecto, Carlota.

Google+ Seguidores