sábado, 28 de noviembre de 2015

Teletón Chile 2015

Una vez más, nos unimos todos los chilenos para ayudar a los niños discapacitados de nuestro país, a través de la Teletón.
Y, una vez más, recuerdo a una joven paciente que fue mi compañera de sala en dos oportunidades: durante mi mastectomía y posterior reconstrucción mamaria.
En ese entonces, ella era una linda chica de veintidós años y mamá de una pequeña niña.
La primera vez que la vi, venía por una segunda opinión, debido a un tumor en una de sus piernas, que según la primera evaluación requería de una amputación a altura de la rodilla. 
No conforme con esto, llegó junto a sus padres desde provincia para conocer el diagnóstico de los médicos en el Instituto Nacional del Cáncer.
Esa vez, luego de mi alta, ella siguió asistida por el equipo médico y nos distanciamos. Pero, diez meses después, nos volvimos a encontrar: yo, para ser reconstruida y ella, lamentablemente, para ser amputada su pierna.
Así, durante una semana, estuvimos en camas contiguas, viviendo nuestros propios procesos y apoyándonos mutuamente.
Y, en una ironía del destino, yo ganaba algo y ella lo perdía. Fue difícil para ambas: estuve tres días en la UCI, debido a dos paros respiratorios en ciernes y ella, luchando para sobrellevar el impacto de la cirugía y sus efectos.
No volvimos a vernos, sin embargo, siempre recuerdo su valor y fortaleza, ya que su principal motivación era ver crecer a su hija. Por ello, estuvo dispuesta a enfrentar la discapacidad por un cáncer con decisión y valentía.
Cada vez que comienza una Teletón la recuerdo y espero que después de tantos años, se haya convertido en una mujer y madre plena. Feliz.

Con afecto, Carlota.

Google+ Seguidores