martes, 20 de enero de 2015

La Importancia del Silencio

Hoy, quisiera compartir con ustedes, un extracto que habla sobre el silencio, cuyo autor es el escritor y psicólogo Richard Carlson y es parte de su libro "No te ahogues en un vaso de agua", que les recomendé hace un tiempo:

Dedica un rato de cada día al Silencio... "En el momento en que comienzo a escribir esta estrategia, son exactamente las cuatro y media de la madrugada, mi hora preferida del día. Me queda al menos una hora y media antes de que mi esposa y mis hijas se levanten de la cama y el teléfono empiece a sonar; al menos una hora antes de que nadie pueda pedirme que haga algo. En el exterior reina un silencio absoluto y me encuentro en completa soledad. Hay algo rejuvenecedor y plácido en estar solo y disponer de tiempo para reflexionar, trabajar, o simplemente disfrutar del silencio".
"Hace bastante más de una década que trabajo en el campo del control del estrés. Durante ese tiempo he conocido a algunas personas extraordinarias. No consigo recordar a una sola persona, a quien considere equilibrada, que no se reserve al menos un rato cada día para poder estar a solas y en silencio. Tanto si se trata de diez minutos de meditación o yoga, como de pasar un rato en la naturaleza, o de cerrar con cerrojo la puerta del baño y sumergirse en la bañera durante diez minutos. Poder estar solo con uno mismo constituye una parte fundamental de la existencia. Te ayuda a contrarrestar el ruido y la confusión que impregnan la mayor parte del día. En mi caso personal, cuando me reservo cierto tiempo para poder permanecer en silencio, consigo que el resto del día parezca más manejable. Cuando no lo hago, noto de verdad la diferencia".

domingo, 11 de enero de 2015

Feliz 2015

Estimadas amigas y amigos, primero, me disculpo por este silencio tan prolongado, que se debió a imprevistos y trabajo.

Por ahora, quisiera desearles un año 2015 lleno de alegrías, mucha salud y prosperidad. Si tienen sueños pendientes, no los pospongan y si tienen nuevos proyectos, arriésguense.

Recuerden que la vida cambia constantemente y un día perdido no se recupera jamás. No olviden al niño o niña que llevan dentro y sigan a su corazón, que nunca se equivoca.

No se cansen de decir "Te Quiero", "Perdón" o "Gracias". Éstas, son palabras poderosas y pueden obrar milagros.

¡¡FELIZ AÑO 2015!!

Un abrazo afectuoso, Carlota.

Google+ Seguidores