miércoles, 28 de mayo de 2014

Sentido de Urgencia

Varios días después de ser diagnosticada con cáncer de mamas, me hice dos preguntas: ¿para qué? y ¿por qué no?. 

Y, el tiempo me fue dando las respuestas paulatinamente: Primero, tendría que pasar por este momento tan difícil para valorar mi vida, hacer realidad mis sueños y ser feliz. Segundo, sufriría esta enfermedad catastrófica, ya que yo, no era mejor ni más especial que cualquier otra mujer.
Claro, todos recordamos interna y fugazmente que un día vamos a morir. Sin embargo, padecer una enfermedad como ésta, nos confirma absolutamente que es una posibilidad real. Y, no hay mejor incentivo que esta amenaza para darle urgencia a nuestros temas pendientes, proyectos y momentos de alegría.
Al saber fehacientemente que podríamos dejar de existir, todo lo superfluo pierde sentido y nos concentramos en lo más importante: el afecto de nuestra familia, disfrutar cada día o hacer cosas que nos regocijan.
Si viviéramos con “sentido de urgencia”, sin dejar las cosas realmente importantes para “otro día”, creo que nos sentiríamos más plenos y realizados.
Uno de los peores momentos de mi vida, me enseñó dos cosas: Uno, creer que tenemos “todo el tiempo del mundo” es una ilusión. Dos, que estamos aquí simplemente para ser felices.
Rescaten algún sueño olvidado, díganle a los suyos cuánto los quieren y hagan cosas que les den alegría.
Con afecto, Carlota

sábado, 24 de mayo de 2014

Disciplina

Gran parte de nuestra vida es improvisación. Es decir, tenemos responsabilidades y compromisos que cumplir a diario, pero en general vivimos sin rigideces  ni actos disciplinarios, por decirlo de alguna forma. Sin embargo, hay momentos en que debemos dar lugar a la disciplina, ya que nos puede ayudar a enfrentar con éxito algunos desafíos.
Cuando comencé con el proceso propio de enfrentar una enfermedad como ésta, tuve que pasar por varias etapas y para cada una de ellas, fue necesario poner lo mejor de mí y dar el cien por ciento. A pesar de la pena e incertidumbre.
Y, un ejemplo de esto fue la kinesiterapia posterior a mis dos operaciones. Seguramente, muchas de Uds. sabrán a lo que me refiero: sesión tras sesión, dolor físico, repeticiones, ejercicios para hacer en casa, etc.
No era fácil, pero esta tarea fue fundamental para devolverle la funcionalidad a mi cuerpo y recuperar la calidad de vida. Sin mencionar, las sesiones de terapia sicológica o de rehabilitación.
Durante esta instancia, percibí que no hay mejor receta para la esperanza, que recuperar paulatinamente la normalidad.

Hagan lo necesario con disciplina y determinación. Les sorprenderá descubrir que nuestros cuerpos tienen infinitos recursos y posibilidades.

Carlota

viernes, 16 de mayo de 2014

Día Internacional del Cáncer de Seno

Cada 19 de Octubre se celebra el Día Internacional del Cáncer de Mamas en el mundo.

Durante todo ese mes, se realizan campañas para promover la detección precoz y el autocuidado relacionado con esta enfermedad.

Así, diferentes instituciones públicas, organizaciones privadas, medios de prensa y/o fundaciones, informan y crean diferentes instancias para que las mujeres tomen conciencia, acudan a sus controles y se hagan los exámenes de rigor.

Es una oportunidad de entregar a todas las personas, un mensaje concreto sobre un tema de salud que no se puede ignorar; debido a sus impactantes estadísticas, profundas secuelas y conmovedoras historias de vida.

Durante este mes en particular, esta enfermedad se hace más visible, real y cercana; mostrando una realidad que ya no podemos obviar. Ojalá, todos los meses del año fueran Octubre para poner este tema sobre la mesa permanentemente.

¡Desde ya, preparémonos para ser parte de la próxima campaña en 2014!

Carlota

lunes, 12 de mayo de 2014

Actitud

Según la Real Academia Española, la actitud es una "Disposición de ánimo manifestada de algún modo". Y, ésta por ejemplo, puede ser positiva o negativa, entre muchas otras.

Lo menciono porque en el pasado, después de mis cirugías comencé con el proceso de rehabilitación asistiendo a sesiones de kinesiterapia o terapia ocupacional para adaptarme a mi nuevo cuerpo y mejorar la calidad de vida en esas nuevas circunstancias.

Esto me obligaba a levantarme muy temprano, ser puntual y hacer exactamente lo que me decían. Sin excusas. Lo que me significaba un esfuerzo adicional en muchos aspectos, ya que obviamente, vivía una situación desafortunada. Además, sabía que todo esto era por mi bien y si miraba el lado positivo de las cosas -inclusive tomando la experiencia con cierto humor-, todo sería más llevadero y provechoso.

Se podría pensar que al menos, todas las mujeres en mi caso actuarían de manera similar. Pero no es así, ya que en ese entonces, me tocó ver que algunas desistieron o no hicieron lo necesario para estar mejor y retomar sus vidas, quizás sobrepasadas por los sucesos. Por lo tanto, en iguales circunstancias nuestra actitud fue distinta.
 
Creo que no sólo en este caso sino a lo largo de la vida, la actitud que tomemos puede hacer una gran diferencia. Siempre es mejor ser positivos y ver el "vaso medio lleno".
 
Les dejo este enlace con un video llamado: "Cuestión de actitud". ¡Que lo disfruten!
 
 
Carlota

domingo, 11 de mayo de 2014

¿Por qué no?

Me gustaría hacerles la siguiente pregunta: ¿Podrían garantizar que no tendrán cáncer de mamas?... Quizás, la respuesta sea que no.
Porque como lo demuestran las estadísticas, es una enfermedad que da tanto a mujeres con historia familiar o herencia genética, como a aquellas que no tienen estos antecedentes. Y, éstas son la mayoría. Entonces, cabe preguntarse: ¿Por qué no? ¿Qué me hace tan especial como para eximirme de esta lamentable posibilidad?.
Además, es una enfermedad súper democrática y transversal, ya que no respeta condición social, educación, raza ni edad.
Y, como mencioné anteriormente, sus mejores aliados son el miedo y la falta de información. Pero, yo agregaría un tercero: sentir que “a mí no me va a pasar”. Y, a pesar de las campañas y los esfuerzos por concientizar al respecto, las mujeres posponen o simplemente ignoran lo que deben hacer.  Pues, mi experiencia me ha mostrado que sí nos pasa. Y, mucho.
Obviamente y con fortuna, miles de mujeres en el mundo no tendrán cáncer de seno. Y eso, es parte de las probabilidades.

Entonces  ¿Qué esperas para hacerte la mamografía? ¿Qué esperas para hacerte el autoexamen mamario cada mes? ¿Qué esperas para dejar la espera?

Con afecto, Carlota.

jueves, 8 de mayo de 2014

Volver al Trabajo


Cuando me diagnosticaron cáncer de mamas en el año 2004, no tenía trabajo ni previsión o seguro de salud. Por lo tanto, me encontraba en una situación muy compleja, ya que cargaba con una enfermedad catastrófica que no podía costear y de eso, dependía mi vida.
Sin embargo, ese mismo año, el Estado chileno recién había implementado un programa de salud que terminaría cubriendo todos mis gastos y me salvaría: el Plan Auge.
Así, cuando estuve sana, pero no de alta, comencé a retomar mi vida laboral, entre otras cosas.
No fue fácil, porque me sentía menoscabada físicamente e ignoraba si sería capaz de enfrentar la carga de trabajo y las exigencias que implicaba conseguir un cargo en cualquier empresa.
Con el tiempo, fueron apareciendo las oportunidades laborales y tuve que afrontar mis miedos, inseguridades o posibles complicaciones de salud.
Poco a poco, pude salir adelante y estuve a la altura. Sin embargo, a través de los años mi vida laboral cambió mucho, porque tuve que adaptarme a las nuevas circunstancias.
Luego de pasar por esta enfermedad, algunas mujeres retoman sus antiguos empleos. Otras, como yo, los cambian radicalmente. O quizás, muchas no pueden volver a trabajar. Con los costos humanos, familiares y económicos que eso implica.
A pesar de todo, podemos volver a levantarnos y rehacernos muchas veces con la ayuda de nuestra fuerza interior.
Carlota

lunes, 5 de mayo de 2014

Estadísticas en Chile

Nunca me han gustado los números de las estadísticas, porque en mi opinión, son muy fríos y no muestran la historia que hay detrás de cada ser humano representado en esos porcentajes. Sin embargo, reconozco su gran utilidad y valor, especialmente cuando se trata de reflejar una realidad tan impactante como lo es el cáncer de mamas en Chile.

En nuestro país, 4 mujeres mueren al día por detección tardía del cáncer de mamas. Cada año se detectan más de 4.000 casos y de acuerdo al programa nacional del Ministerio de Salud, cada 6 horas muere una mujer debido a esta enfermedad.

Cabe mencionar que este flagelo, se está dando en mujeres cada vez más jóvenes y sólo alrededor del 20% de los casos, corresponden a antecedentes familiares o herencia genética.

Un estudio hecho por la Fundación Gates en el año 2012, arrojó que esta enfermedad aumentó un 46% en un periodo de diez años en Chile.

Si bien, en América Latina somos uno de los países que registra más casos nuevos por año, lamentablemente todos los países van al alza.

Las invito a cambiar esta lapidaria realidad con un esfuerzo consciente e individual.

FUENTE: Servicio Nacional de la Mujer. Chile. 2013.
                     www.latercera.com/tendencias

Hablarlo

En "Mi Objetivo", les comenté que no fue fácil tomar la decisión de hacer pública mi experiencia con esta enfermedad, debido a que obviamente, involucró mucho dolor y dejó huellas imborrables. Sin embargo, aquí estoy, reflexionando junto a Uds., incentivándoles al autocuidado e informándoles sobre este tema.

Pero, no siempre fue así...

Recuerdo que en ese entonces, luego de volver a casa totalmente golpeada con el diagnóstico, tomé la firme decisión de no recibir visitas, ni contestar llamadas durante una semana, exceptuando a mi familia. Necesitaba asimilar lo que me estaba pasando y tener la fuerza necesaria para enfrentar lo que vendría después. Por lo tanto, en esos siete días, dije lo justo y me comuniqué muy poco.

Posteriormente, luego de terminar mi tratamiento y con el paso de los años, nunca hablé con otras personas de lo que me había sucedido: ni en mis trabajos, ni al hacer nuevas amistades, ni a familiares lejanos, ni a viejos amigos. Y, aunque me sentía dividida, ya que era parte de mi historia, simplemente no podía verbalizarlo.

Sin embargo, después de unos cinco años, al enterarme de que una de mis primas hermanas había sido diagnosticada con esta enfermedad, curiosamente sí me sentí con la libertad de contarlo y decir: "Yo, tuve cáncer de mamas".

Quizás, sientes o has sentido como yo. Tenemos nuestros tiempos y son distintos. Es necesario respetarlos y hacer que otros los respeten. Es parte de vivir y superar el dolor para poder seguir adelante.

Con afecto, Carlota

domingo, 4 de mayo de 2014

Factores de Riesgo

Como les comenté antes, el cáncer de mamas es una enfermedad que no tiene prevención y sólo la detección precoz puede hacer la gran diferencia. Por lo tanto, el autocuidado es fundamental para ir un paso adelante de este flagelo.


Sus factores de riesgo pueden ser muy variados y están relacionados con el estilo de vida, la herencia genética y algunas características de salud. Éstos son:
- Ser mujer. El 99% de los casos se da en mujeres.
- Antecedentes personales de cáncer de mamas u otra enfermedad benigna de mama.
- Antecedentes familiares por línea materna.
- Haber vivido el primer parto después de los 30 años.
- Ser portadora de la mutación genética BRCA1 o BRCA2, que se asocia también a un mayor riesgo de cáncer de ovario.
- Menarquía precoz (llegada del período menstrual antes de los doce años) o menopausia tardía (posterior a los 55 años).
- No tener hijos.
- Uso prolongado de terapia de reemplazo hormonal.
- Obesidad, sobrepeso y/o una dieta alta en grasas.
- Tabaquismo
- Consumo moderado o excesivo de alcohol.
- Altos niveles de estrés.


Infórmense y si tienen dudas, hablen con su doctor.

 En el siguiente enlace, encontrarán mayor información y respuesta a preguntas frecuentes: http://www.haztelamamografiahoy.cl.

FUENTE: Servicio Nacional de la Mujer. Chile.

Google+ Seguidores