jueves, 23 de octubre de 2014

¡Autocuidado!

Como ya lo hemos comentado, estamos en un mes de muchas campañas contra el Cáncer de Mamas.

Aún hoy, debo reconocer que me cuesta mencionar esta frase: "Cáncer de Mamas". Creo que es muy intimidante y la última experiencia que cualquier mujer en el mundo quisiera vivir. ¡Y con toda razón!.

Sin embargo, es una realidad que existe y que debemos tomar en nuestras manos. Yo, lo hago desde este espacio, luego de haberlo experimentado. Y por ello, les reitero y les reiteraré hasta el hartazgo, la importancia fundamental del autocuidado.

Por lo tanto, si les corresponde y aún no se han hecho la mamografía, infórmense; ya que durante este mes, existe mayor acceso a este examen y hasta puede ser gratuito, más económico e inclusive en algunos casos, ni siquiera se necesita una orden médica para realizárselo. Y francamente, creo que a estas alturas, ya no debiera ser un requisito.

¡Si NUNCA se la han hecho, pues, con mayor razón!

Recuerden que en este caso, la prevención no existe y sólo la detección precoz puede hacer la diferencia.

Con afecto, Carlota.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Campañas

Como les mencioné hace un tiempo, cada 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mamas y durante todo este mes, se hacen diferentes campañas con las que se informa y se intenta crear conciencia sobre este tema.
Sin embargo, yo me pregunto: ¿será suficiente un mes al año para revertir las alarmantes estadísticas existentes?. Personalmente, creo que no. Si bien, estas campañas son valiosas y necesarias.
Este es un tema país y como tal, amerita esfuerzos constantes en beneficio de la detección precoz y la mejora en las políticas públicas de salud.
Necesitamos mamografías gratuitas y exámenes recurrentes sin costo. Además de una información clara y fluida que brinde la orientación necesaria a cada mujer que la requiera. Especialmente, en los sectores rurales y los más apartados, ya que nuestra sabida falta de conectividad no es precisamente una aliada.
Por otro lado, la información y educación en este sentido, debería partir en la enseñanza secundaria y continuar con la universitaria, ya que el cáncer de mamas se está dando en mujeres cada vez más jóvenes y lo vimos en un par de publicaciones anteriores.
Y, como lo he mencionado más de una vez, el examen genético y la cirugía de reducción de riesgo deberían ser alternativas a debatirse y opciones a considerar, que junto con lo anterior, harían de nuestra salud pública un sistema más proactivo y menos reactivo, como lo es hoy. Creo que sería interesante reflexionar al respecto.
Con afecto, Carlota.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Decisiones

Todos los días tomamos decisiones grandes y pequeñas. Qué ropa ponernos, ir o no a una reunión social, dónde pasar las vacaciones, subir por las escaleras o tomar un ascensor, caminar por esta calle o la otra, etc. Y, todas ellas, inevitablemente, traen una consecuencia -buena o mala- en el futuro.

Cuánto más, ante el diagnóstico de una enfermedad catastrófica, ya que a ratos, daría la impresión que la familia o los médicos decidieran por nosotras. Y como no, si en ese momento sentimos que no tenemos control sobre nuestra vida. Sin embargo, las decisiones que involucran un período de adversidad como éste son trascendentales, ya que inciden directamente en nuestra salud y en nuestro cuerpo.

En mi caso, pude reconstruir mi mama o no. Quizás, se preguntarán ¿Qué mujer rechazaría esta posibilidad? Sin embargo, en mi experiencia existen mujeres que han decidido no hacerse una reconstrucción o posponerla. Yo, por ejemplo, estuve a punto de cancelar esta operación la noche anterior... ¿Por qué? Porque estaba aterrada, a pesar de que era un gran paso en mi recuperación.

Decisiones como éstas no son fáciles, sobre todo, si nuestra salud física y mental ya está menoscabada. Pero, en estas circunstancias, nadie más puede decidir por nosotras.

Y, mientras lo hacemos, la comprensión de nuestra familia y la integridad de nuestro médico serán fundamentales para tomar decisiones que nos den tranquilidad.

Con afecto, Sylvia.


Google+ Seguidores