miércoles, 26 de noviembre de 2014

Derechos y Deberes

Hoy, acompañé a mi madre al doctor. Al cardiólogo, específicamente, ya que es hipertensa y padece de una arritmia cardiaca desde que tenía veinte años. Esta dolencia fue la consecuencia de la influenza española, que afectó a Chile hace más de cincuenta años y que en esa época, mató a mucha gente.
Bueno, cuando salimos de la consulta me detuve a leer una infografía que había en la pared de uno de los pasillos. Ésta, explicaba los Deberes y Derechos de los pacientes.
Si bien, éstos pueden parecer muy obvios, no lo son tanto...
Como les conté antes, diez años atrás me traté en el Instituto Nacional del Cáncer.
Es una institución de salud pública de excelencia y gran prestigio, dedicada al tratamiento del cáncer, que con su vocación y profesionalismo, humaniza el complejo y doloroso proceso de esta enfermedad. Y como tal, realiza pasantías a internos que van a aprender en terreno.
Así, por ejemplo, cuando me preguntaban si yo autorizaba su presencia junto al profesional tratante, mi respuesta era sí o no. Y eso, era respetado absolutamente.
Si bien, es inevitable "entregarnos" al tratamiento de una dolencia o enfermedad, cualquiera sea ésta, como personas primero y como pacientes después, tenemos nuestros derechos y deben ser respetados.
Nuestro bienestar mental y físico, involucra también, actuar conforme a lo que sentimos y nos da tranquilidad.

Con afecto, Carlota.

martes, 18 de noviembre de 2014

Una Decisión Impactante

Probablemente, conocieron la historia de Brittany Maynard. Una joven norteamericana de 29 años, que debido a un cáncer terminal, decidió a través de un suicidio asistido terminar con su vida en el estado de Oregón, donde se permite la eutanasia.
Personalmente, para este caso no me gusta usar la palabra "eutanasia", ya que intuyo tiene distintas aristas.
Quizás, muchas personas que nunca han perdido a un ser querido, víctima de un cáncer terminal u otras enfermedades degenerativas e invalidantes, jamás considerarían esta opción. Sin embargo, los que hemos vivido este proceso completo junto a un papá, mamá, hermano(a) o hijo(a), tenemos en común la impotencia de ver cómo se apagan lentamente y saber que no podemos hacer absolutamente nada para evitarles su profundo sufrimiento.
Por otro lado, confieso que en mi caso y frente a un diagnóstico de cáncer, imaginé fugazmente la posibilidad de acceder a esta forma de morir. Principalmente, para evitarles el dolor a los míos y para evitarme una muerte larga y muy dolorosa. Lo que en la práctica habría sido imposible, ya que la ley chilena no lo permite.
Creo sinceramente, que debería debatirse sobre este tema. Porque al igual que Brittany, quizás, más personas de las que imaginamos, estarían dispuestas a decidir cómo quieren morir.
Es una decisión impactante y polémica, que nos invita a reflexionar.


Con afecto, Carlota.

jueves, 23 de octubre de 2014

¡Autocuidado!

Como ya lo hemos comentado, estamos en un mes de muchas campañas contra el Cáncer de Mamas.

Aún hoy, debo reconocer que me cuesta mencionar esta frase: "Cáncer de Mamas". Creo que es muy intimidante y la última experiencia que cualquier mujer en el mundo quisiera vivir. ¡Y con toda razón!.

Sin embargo, es una realidad que existe y que debemos tomar en nuestras manos. Yo, lo hago desde este espacio, luego de haberlo experimentado. Y por ello, les reitero y les reiteraré hasta el hartazgo, la importancia fundamental del autocuidado.

Por lo tanto, si les corresponde y aún no se han hecho la mamografía, infórmense; ya que durante este mes, existe mayor acceso a este examen y hasta puede ser gratuito, más económico e inclusive en algunos casos, ni siquiera se necesita una orden médica para realizárselo. Y francamente, creo que a estas alturas, ya no debiera ser un requisito.

¡Si NUNCA se la han hecho, pues, con mayor razón!

Recuerden que en este caso, la prevención no existe y sólo la detección precoz puede hacer la diferencia.

Con afecto, Carlota.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Campañas

Como les mencioné hace un tiempo, cada 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mamas y durante todo este mes, se hacen diferentes campañas con las que se informa y se intenta crear conciencia sobre este tema.
Sin embargo, yo me pregunto: ¿será suficiente un mes al año para revertir las alarmantes estadísticas existentes?. Personalmente, creo que no. Si bien, estas campañas son valiosas y necesarias.
Este es un tema país y como tal, amerita esfuerzos constantes en beneficio de la detección precoz y la mejora en las políticas públicas de salud.
Necesitamos mamografías gratuitas y exámenes recurrentes sin costo. Además de una información clara y fluida que brinde la orientación necesaria a cada mujer que la requiera. Especialmente, en los sectores rurales y los más apartados, ya que nuestra sabida falta de conectividad no es precisamente una aliada.
Por otro lado, la información y educación en este sentido, debería partir en la enseñanza secundaria y continuar con la universitaria, ya que el cáncer de mamas se está dando en mujeres cada vez más jóvenes y lo vimos en un par de publicaciones anteriores.
Y, como lo he mencionado más de una vez, el examen genético y la cirugía de reducción de riesgo deberían ser alternativas a debatirse y opciones a considerar, que junto con lo anterior, harían de nuestra salud pública un sistema más proactivo y menos reactivo, como lo es hoy. Creo que sería interesante reflexionar al respecto.
Con afecto, Carlota.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Decisiones

Todos los días tomamos decisiones grandes y pequeñas. Qué ropa ponernos, ir o no a una reunión social, dónde pasar las vacaciones, subir por las escaleras o tomar un ascensor, caminar por esta calle o la otra, etc. Y, todas ellas, inevitablemente, traen una consecuencia -buena o mala- en el futuro.

Cuánto más, ante el diagnóstico de una enfermedad catastrófica, ya que a ratos, daría la impresión que la familia o los médicos decidieran por nosotras. Y como no, si en ese momento sentimos que no tenemos control sobre nuestra vida. Sin embargo, las decisiones que involucran un período de adversidad como éste son trascendentales, ya que inciden directamente en nuestra salud y en nuestro cuerpo.

En mi caso, pude reconstruir mi mama o no. Quizás, se preguntarán ¿Qué mujer rechazaría esta posibilidad? Sin embargo, en mi experiencia existen mujeres que han decidido no hacerse una reconstrucción o posponerla. Yo, por ejemplo, estuve a punto de cancelar esta operación la noche anterior... ¿Por qué? Porque estaba aterrada, a pesar de que era un gran paso en mi recuperación.

Decisiones como éstas no son fáciles, sobre todo, si nuestra salud física y mental ya está menoscabada. Pero, en estas circunstancias, nadie más puede decidir por nosotras.

Y, mientras lo hacemos, la comprensión de nuestra familia y la integridad de nuestro médico serán fundamentales para tomar decisiones que nos den tranquilidad.

Con afecto, Sylvia.


miércoles, 24 de septiembre de 2014

Dolor y Soledad

Recuerdo que cuando comencé mi tratamiento en la lucha contra el cáncer de mamas, conocí a varias mujeres que se encontraban en la misma situación médica que yo, pero en diferentes escenarios familiares y personales. Si bien, la mayoría de nosotras teníamos el apoyo de la familia, otras mujeres estaban solas.
Conocí a una señora de 75 años que había sido diagnosticada recientemente. La vi por primera vez en una sala de espera. Se veía delgada y algo debilitada, además de ensimismada y triste. Ella, estaba completamente sola, ya que no tenía a nadie que la cuidara o acompañara en ese duro momento.
También, tuve la oportunidad de conocer a otra paciente cuyo cáncer estaba avanzado y su marido la había abandonado a ella y sus tres hijos durante el desarrollo de la enfermedad. Éstos, eran a la vez, su principal fuerza y preocupación.
Otro caso que me impactó mucho, fue el de una mujer ya fallecida que también fue abandonada por su pareja, después de recibir sus malos tratos y humillaciones, castigándola por "haberse enfermado".
Como verán, no podemos dar todo por sentado...
Creo y es una opinión muy personal, que el dolor de los otros, puede sacar lo mejor o lo peor de nosotros, transformándonos en personas amorosas y generosas o en personas crueles y egoístas.
El apoyo y amor de la familia es fundamental en situaciones como éstas, ya que nos da la fuerza y el motivo para luchar en medio de la adversidad.

Con afecto, Carlota.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Muchas experiencias y una historia

Quizás, sería interesante volver mucho tiempo atrás y contarles parte de mi experiencia en algunas etapas posteriores al diagnóstico del cáncer de mamas, porque creo que puede ser interesante.

Cuando me interné en el hospital para hacerme la mastectomía, conocí a varias mujeres que estaban en la misma posición que yo: diagnosticadas, internadas y también muy asustadas. Iniciábamos un camino desconocido y doloroso que no nos ofrecía garantías.

Éramos mujeres de distintas edades y realidades respecto de la enfermedad. Algunas, tenían tumores benignos, otras teníamos tumores malignos y unas pocas volvían por segunda vez debido a una reaparición del cáncer.

Recuerdo dos casos en particular: una mujer de 40 años, a quien le detectaron el cáncer de mamas en un chequeo de rutina para ponerse implantes de silicona y aumentar el tamaño de sus senos. Y otra, que tenía un tumor del porte de la cabeza de un alfiler, pero totalmente infiltrado hacia atrás de la mama.

Varias, tenían algo en común: primero, se habían olvidado de quererse a sí mismas, posponiéndose y olvidando sus propias necesidades. Segundo, nunca se habían hecho una mamografía. Tercero, estaban con sobrepeso.

A pesar de haber vivido una experiencia en común con aquellas mujeres, hoy, jamás me atrevería a decir que puedo ponerme en el lugar de cualquier mujer que esté pasando o haya pasado por esto, porque esta vivencia fue y es única en cada una de nosotras.

Como lo mencioné alguna vez, detrás de cada número que compone las estadísticas, hay una mujer y su propia historia personal...

Con afecto, Carlota.

martes, 9 de septiembre de 2014

Somos Perfectas

Después de todos estos años y pensando en lo que perdí, llegué a la reflexión de que somos perfectas y lindas, aunque no lo veamos y nos centremos más en "nuestros defectos físicos".

Porque más allá de estas "imperfecciones", que tanto nos preocupan y acompañan como un "convidado de piedra", poseemos un cuerpo que funciona como reloj, que es armónico y nos permite estar en contacto con el mundo a través de los cinco sentidos.

Personalmente, a veces me preocupaba de mi peso o si tenía celulitis o la piel más firme, o si ya tenía mis primeras arrugas, entre otras cosas, castigándome por no estar a la altura de lo que yo pensaba, debía ser una mujer atractiva. Lo que me causaba mucha frustración y pesar.

Sin embargo, miro hacia atrás y siento nostalgia al imaginar mi cuerpo de antes, sin la pérdida de un seno. Y entonces, descubro que todas esas preocupaciones que apuntaban a lo físico, carecen completamente de peso y sentido.

Como dice la sabiduría popular, tenemos que perder algo para valorarlo...

Pero hoy, a pesar de esta pérdida, sé que puedo sentirme linda, porque soy más que un cuerpo mermado por la enfermedad y puedo seguir haciendo las mismas cosas: sentir, amar, correr, oler, tocar y soñar.

Si has pasado por lo que yo pasé o si no, nunca pierdas la perspectiva de lo que eres: una mujer bella, que puede disfrutar la vida a través de un cuerpo maravilloso.

Con afecto, Carlota.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Un Video para Reflexionar

Quisiera compartir con ustedes, este interesante video titulado "La Vuelta a la Tortilla".
Al verlo, mi primer sentimiento fue de esperanza y que de alguna manera, hasta en los momentos más difíciles y oscuros siempre hay una luz. Y, es lógico, ya que todo tiene su opuesto: noche y día, frío y calor, o pena y alegría.

Espero que lo disfruten tanto como yo...

Con afecto, Carlota.


martes, 26 de agosto de 2014

¡Muchas Gracias!

Hola a todos y mil disculpas... por este largo silencio. Éste se debió a que tuve mucho trabajo y muy poco tiempo para comunicarme con ustedes. Sin embargo, estoy de vuelta y con el mismo entusiasmo para compartir y hacer nuestro este maravilloso espacio.

El 1 de agosto, este Blog cumplió un año de vida. Si bien, la partida no fue fácil, vuestro apoyo ha sido fundamental para "continuar en carrera".

Es por esto, que quisiera agradecerles desde el fondo de mi corazón cada +1, comentario y visita, ya que así me animan constantemente a seguir adelante y a hacer que cada día este esfuerzo valga la pena. 

Agradezco sus valiosas visitas desde Chile y los cinco continentes, y les invito fervientemente a compartir con otras y otros este sitio, para acompañarme en la tarea de promover el autocuidado, informar y crear conciencia sobre este flagelo que es el cáncer de mamas.

¡Muchas gracias!

Con afecto, Carlota

sábado, 19 de julio de 2014

Mi "Mea Culpa"

Ayer, Viernes 18 de Julio falleció un tío muy querido, que era como un hermano para mi mamá.
Si bien, estaba enfermo desde hacía algunos meses, se murió de un infarto y no de la enfermedad propiamente tal.
Era un señor muy querible y alegre. Parte de mi niñez y mis momentos felices. De joven, viajó por toda Sudamérica y escuchar sus historias o reír con él, alegraba la vida.
Irónicamente, iríamos a visitarlo este fin de semana y cuando llamamos a su casa para avisar de esta visita, tan sólo dos horas antes, se había desplomado en el baño para no volver a despertar.
Pude llamarlo y no lo hice... Tan solo 5 minutos de mi tiempo habrían bastado... Pudimos visitarlo y lo pospusimos... Una hora con él habría sido suficiente. Y creo que tendré que vivir con esto, al menos por un buen rato. Siento mucha pena, ya que no lo veré nunca más y con el tiempo olvidaré su voz.

Este Domingo finalmente iremos a visitarlo, pero para despedirlo...

No pospongan como yo, una visita o una llamada a un ser querido. Especialmente, si ha sido parte de sus buenos recuerdos y ya es mayor; porque en la realidad de cada día, no tenemos "todo el tiempo del mundo".

Con afecto, Carlota.

jueves, 17 de julio de 2014

"Somos lo que comemos"

Según la Organización Mundial de la Salud, el 70% de las enfermedades podrían evitarse si las personas tuvieran una buena nutrición. Y, a mi entender, quizás no estemos de acuerdo en todo, tener una buena nutrición implica alimentarse en forma equilibrada, dándole a nuestro cuerpo los minerales, las vitaminas, las proteínas, la fibra y el agua que necesita cada día para funcionar a la perfección, además de los carbohidratos y grasas en cantidades moderadas.

Al enfermarme y enfermarse mi padre, decidimos hacer cambios al alimentarnos, los cuáles hemos mantenido hasta el día de hoy. 

Modificar los hábitos alimenticios no es fácil, sin embargo, no es una tarea imposible; especialmente, si comprendemos con crudeza que nuestra salud y nuestra vida en gran parte dependerán de ello.

Si eres una persona que gusta de comer desordenadamente y en exceso, probablemente dentro de unos meses o años, sufrirás las consecuencias de esa decisión y eso se verá reflejado en tu salud y en tu calidad de vida: cáncer, hipertensión, diabetes o un infarto.

Por el contrario, si comienzas a hacer los cambios necesarios en forma paulatina y conscientemente, estarás invirtiendo en tu futuro bienestar y en el camino, tu cuerpo te lo agradecerá.

Qué cierto es el dicho "Somos lo que comemos...".

Con afecto, Carlota.

domingo, 6 de julio de 2014

La Información es Poder

En primer lugar, me disculpo por este silencio un poco prolongado. Se ha debido a que actualmente, tengo mucho trabajo. Por lo que por un tiempo, escribiré menos, pero con el mismo entusiasmo y convicción...

Navegando por internet, me encontré con un reportaje sobre el cáncer de mamas, que emitió CNN Chile durante el año 2013. Si bien, ya ha pasado un tiempo, éste es muy actual. Se tocan temas como la mastectomía preventiva, la reconstrucción, el autocuidado, los factores de riesgo, nuevos fármacos, testimonios, etc.  Se los recomiendo, ya que es muy completo y resuelve un montón de dudas.

La experiencia me ha enseñado, que la información es poder y nos da la posibilidad de tomar decisiones más conscientes, que nos dan la tranquilidad de ir por el camino correcto. Mientras mejor informados estemos, mejor preparados estaremos para decidir, especialmente en la adversidad.

Aquí, está el enlace. También podrán encontrarlo en "Mi Perfil".
Con afecto, Carlota.

martes, 24 de junio de 2014

Por qué aumenta el cáncer de mama en mujeres jóvenes II


Era un día de mayo de 2013, Violeta Pascal - 25 años, diseñadora de vestuario – estaba en la ducha y sintió un bulto en su pecho izquierdo. No le prestó mayor atención. Su hermana había tenido un nódulo de grasa poco tiempo antes y se imaginó que era lo mismo.
-No pesqué mucho, también pensé que podía ser porque me iba a indisponer- dice hoy. Pero la despreocupación le duró poco. -Unas semanas después, al acostarme de lado, sentí algo gigante, como del tamaño de la mitad de mi seno.
Violeta consultó con la matrona del consultorio en el que se atiende en Ñuñoa, quien le recomendó que se hiciera una ecografía mamaria. El mes siguiente, Violeta fue sola a hacerse el examen. Era el cumpleaños de su pololo (novio) y muchos otros pensamientos pasaban por su mente.
-Fui a hacerme la eco como si se tratase de un examen de rutina o como una ida al dentista- recuerda.
Entonces, comenzó la pesadilla: La ecografía mamaria no salió muy buena, a Violeta le recomendaron someterse a una mamografía y tras ese examen, la matrona la llamó de urgencia al consultorio.
-Ahí me dijeron que se trataba de cáncer. "¿Cómo van a estar hablando de cáncer si tengo sólo 25 años?", pensé. No quería creerlo y pensé que era mejor esperar la biopsia antes de alarmarme.
El diagnóstico no fue alentador: (...). La doctora vio los resultados del último examen de Violeta y dijo: "Operamos mañana".
-No tuve tiempo para prepararme sicológicamente. Nunca me habían operado de nada, a lo más de amigdalitis. A los 25 años que te digan que te tienes que hacer una mastectomía es súper fuerte. (...).
Aquí, encontrarás el testimonio completo de Violeta y de otras mujeres jóvenes:
FUENTE: Extracto Artículo "Por qué aumenta el cáncer de mama en mujeres jóvenes". www.elmercurio.cl Revista Ya, 10 de Junio de 2014.

domingo, 15 de junio de 2014

Día del Padre

Hoy, celebramos el Día del Padre, aunque en rigor se festeja oficialmente cada 16 de Junio. Sin embargo, igualmente recordaré a mi papá.

Y lo haré, porque no sólo tuvimos en común una vida, sino también la experiencia del cáncer. La diferencia es que yo sobreviví y él no.

Meses después de mi recuperación, le diagnosticaron cáncer de colon y luego de la operación, estuvo siete días al borde de la muerte. Cuando superó lo peor y lo supo, rechazo el tratamiento de quimioterapia y vivió los dos últimos años de su vida al lado de la familia, aprovechando cada momento hasta que comenzó a apagarse.

Era un hombre de mucho carácter, alegre y cariñoso. Tenía defectos y virtudes, como todos.

Han pasado cinco años desde que nos dejó y aún lo extraño. Especialmente, cuando necesito un consejo u opinión sobre algo que me preocupa.

Lamentablemente, ya no puedo abrazarlo en su cumpleaños, ni saludarlo en un día como hoy. Tampoco puedo llamarlo ¡papá!. Pero, lo recuerdo casi a diario, ya que fui muy afortunada al tenerlo.

Si aún tienen a su padre, no esperen un día como éste para abrazarlo, besarlo y decirle que lo quieren. Y, si están peleados, tomen la iniciativa y reconcíliense con él, ya que no sabemos qué pasará mañana.

Con afecto, Carlota.

sábado, 7 de junio de 2014

Un Párrafo sobre el Temor

Quisiera compartir con Uds. un extracto del libro "Un Corazón sin Fronteras", de Nick Vujicic. Se los recomendé hace un tiempo atrás. Él, nació sin brazos ni piernas, por lo que debió enfrentar la adversidad desde que tuvo uso de razón.

En este párrafo, nos habla del temor y de cómo podemos enfrentar los momentos difíciles. Se titula "Una nueva perspectiva frente al temor":

"Una de las lecciones que aprendí es mantener las cosas en perspectiva, incluso en medio de una crisis personal. El miedo engendra más miedo y la preocupación, más preocupación. No puedes detener los sentimientos de pesar, remordimiento, culpabilidad, enojo y temor que te apresan durante tiempos difíciles, pero sí reconocerlos como respuestas emocionales y para que no dicten tus acciones. Mantener la perspectiva requiere madurez y ésta llega con la experiencia(...)".

"Cuando nuestros seres amados y amigos nos dan consejos, ¿por qué no escuchamos la lección y hacemos los ajustes necesarios?. Sólo aumenta tu nivel de estrés arreglar las cosas ¡en este instante!. Cierto, algunas crisis exigen acción inmediata, pero incluye un enfoque paso-a-paso, de un solo día a la vez para resolver problemas".

"Un integrante de mi grupo de consejeros me preguntó: "Nick, ¿Sabes cuál es la mejor manera de comerte un elefante entero? Dando un bocado a la vez". ¡Recuerda esto cuando emprendas algo que parece abrumador!"

Carlota

martes, 3 de junio de 2014

Poner Límites

Cuando comencé a convivir con esta enfermedad y todas sus aristas, me propuse establecer algunos límites en beneficio de mi propia salud mental y espiritual.
Lo primero que hice fue reunir a mi familia para pedirles tres cosas:
Primero, que se mantuvieran enteros, aunque se quebraran muchas veces, ya que los necesitaría fuertes para apoyarme.
Segundo, que sólo me  rodearía de personas - familiares y amigos -, que me quisieran de verdad.
Tercero, que a lo largo de este duro camino, respetarían mis decisiones, sin importar cuáles fueran éstas.
Fui tajante y muy clara al respecto, porque sentí que quien debía estar a cargo de este "pesado buque", era yo. Sin desconocer que necesitaría ayuda y apoyo permanentes en el proceso.
Esta sencilla acción me facilitó las cosas, dándome cierta tranquilidad y la posibilidad de tener algo de control frente a tanta incertidumbre.

Jamás olvidemos que aún en medio del caos, tenemos la capacidad de saber lo que es mejor para nosotras. Escuchemos a nuestro corazón, ya que siempre nos guiará con sabiduría.

Carlota

miércoles, 28 de mayo de 2014

Sentido de Urgencia

Varios días después de ser diagnosticada con cáncer de mamas, me hice dos preguntas: ¿para qué? y ¿por qué no?. 

Y, el tiempo me fue dando las respuestas paulatinamente: Primero, tendría que pasar por este momento tan difícil para valorar mi vida, hacer realidad mis sueños y ser feliz. Segundo, sufriría esta enfermedad catastrófica, ya que yo, no era mejor ni más especial que cualquier otra mujer.
Claro, todos recordamos interna y fugazmente que un día vamos a morir. Sin embargo, padecer una enfermedad como ésta, nos confirma absolutamente que es una posibilidad real. Y, no hay mejor incentivo que esta amenaza para darle urgencia a nuestros temas pendientes, proyectos y momentos de alegría.
Al saber fehacientemente que podríamos dejar de existir, todo lo superfluo pierde sentido y nos concentramos en lo más importante: el afecto de nuestra familia, disfrutar cada día o hacer cosas que nos regocijan.
Si viviéramos con “sentido de urgencia”, sin dejar las cosas realmente importantes para “otro día”, creo que nos sentiríamos más plenos y realizados.
Uno de los peores momentos de mi vida, me enseñó dos cosas: Uno, creer que tenemos “todo el tiempo del mundo” es una ilusión. Dos, que estamos aquí simplemente para ser felices.
Rescaten algún sueño olvidado, díganle a los suyos cuánto los quieren y hagan cosas que les den alegría.
Con afecto, Carlota

sábado, 24 de mayo de 2014

Disciplina

Gran parte de nuestra vida es improvisación. Es decir, tenemos responsabilidades y compromisos que cumplir a diario, pero en general vivimos sin rigideces  ni actos disciplinarios, por decirlo de alguna forma. Sin embargo, hay momentos en que debemos dar lugar a la disciplina, ya que nos puede ayudar a enfrentar con éxito algunos desafíos.
Cuando comencé con el proceso propio de enfrentar una enfermedad como ésta, tuve que pasar por varias etapas y para cada una de ellas, fue necesario poner lo mejor de mí y dar el cien por ciento. A pesar de la pena e incertidumbre.
Y, un ejemplo de esto fue la kinesiterapia posterior a mis dos operaciones. Seguramente, muchas de Uds. sabrán a lo que me refiero: sesión tras sesión, dolor físico, repeticiones, ejercicios para hacer en casa, etc.
No era fácil, pero esta tarea fue fundamental para devolverle la funcionalidad a mi cuerpo y recuperar la calidad de vida. Sin mencionar, las sesiones de terapia sicológica o de rehabilitación.
Durante esta instancia, percibí que no hay mejor receta para la esperanza, que recuperar paulatinamente la normalidad.

Hagan lo necesario con disciplina y determinación. Les sorprenderá descubrir que nuestros cuerpos tienen infinitos recursos y posibilidades.

Carlota

viernes, 16 de mayo de 2014

Día Internacional del Cáncer de Seno

Cada 19 de Octubre se celebra el Día Internacional del Cáncer de Mamas en el mundo.

Durante todo ese mes, se realizan campañas para promover la detección precoz y el autocuidado relacionado con esta enfermedad.

Así, diferentes instituciones públicas, organizaciones privadas, medios de prensa y/o fundaciones, informan y crean diferentes instancias para que las mujeres tomen conciencia, acudan a sus controles y se hagan los exámenes de rigor.

Es una oportunidad de entregar a todas las personas, un mensaje concreto sobre un tema de salud que no se puede ignorar; debido a sus impactantes estadísticas, profundas secuelas y conmovedoras historias de vida.

Durante este mes en particular, esta enfermedad se hace más visible, real y cercana; mostrando una realidad que ya no podemos obviar. Ojalá, todos los meses del año fueran Octubre para poner este tema sobre la mesa permanentemente.

¡Desde ya, preparémonos para ser parte de la próxima campaña en 2014!

Carlota

lunes, 12 de mayo de 2014

Actitud

Según la Real Academia Española, la actitud es una "Disposición de ánimo manifestada de algún modo". Y, ésta por ejemplo, puede ser positiva o negativa, entre muchas otras.

Lo menciono porque en el pasado, después de mis cirugías comencé con el proceso de rehabilitación asistiendo a sesiones de kinesiterapia o terapia ocupacional para adaptarme a mi nuevo cuerpo y mejorar la calidad de vida en esas nuevas circunstancias.

Esto me obligaba a levantarme muy temprano, ser puntual y hacer exactamente lo que me decían. Sin excusas. Lo que me significaba un esfuerzo adicional en muchos aspectos, ya que obviamente, vivía una situación desafortunada. Además, sabía que todo esto era por mi bien y si miraba el lado positivo de las cosas -inclusive tomando la experiencia con cierto humor-, todo sería más llevadero y provechoso.

Se podría pensar que al menos, todas las mujeres en mi caso actuarían de manera similar. Pero no es así, ya que en ese entonces, me tocó ver que algunas desistieron o no hicieron lo necesario para estar mejor y retomar sus vidas, quizás sobrepasadas por los sucesos. Por lo tanto, en iguales circunstancias nuestra actitud fue distinta.
 
Creo que no sólo en este caso sino a lo largo de la vida, la actitud que tomemos puede hacer una gran diferencia. Siempre es mejor ser positivos y ver el "vaso medio lleno".
 
Les dejo este enlace con un video llamado: "Cuestión de actitud". ¡Que lo disfruten!
 
 
Carlota

domingo, 11 de mayo de 2014

¿Por qué no?

Me gustaría hacerles la siguiente pregunta: ¿Podrían garantizar que no tendrán cáncer de mamas?... Quizás, la respuesta sea que no.
Porque como lo demuestran las estadísticas, es una enfermedad que da tanto a mujeres con historia familiar o herencia genética, como a aquellas que no tienen estos antecedentes. Y, éstas son la mayoría. Entonces, cabe preguntarse: ¿Por qué no? ¿Qué me hace tan especial como para eximirme de esta lamentable posibilidad?.
Además, es una enfermedad súper democrática y transversal, ya que no respeta condición social, educación, raza ni edad.
Y, como mencioné anteriormente, sus mejores aliados son el miedo y la falta de información. Pero, yo agregaría un tercero: sentir que “a mí no me va a pasar”. Y, a pesar de las campañas y los esfuerzos por concientizar al respecto, las mujeres posponen o simplemente ignoran lo que deben hacer.  Pues, mi experiencia me ha mostrado que sí nos pasa. Y, mucho.
Obviamente y con fortuna, miles de mujeres en el mundo no tendrán cáncer de seno. Y eso, es parte de las probabilidades.

Entonces  ¿Qué esperas para hacerte la mamografía? ¿Qué esperas para hacerte el autoexamen mamario cada mes? ¿Qué esperas para dejar la espera?

Con afecto, Carlota.

jueves, 8 de mayo de 2014

Volver al Trabajo


Cuando me diagnosticaron cáncer de mamas en el año 2004, no tenía trabajo ni previsión o seguro de salud. Por lo tanto, me encontraba en una situación muy compleja, ya que cargaba con una enfermedad catastrófica que no podía costear y de eso, dependía mi vida.
Sin embargo, ese mismo año, el Estado chileno recién había implementado un programa de salud que terminaría cubriendo todos mis gastos y me salvaría: el Plan Auge.
Así, cuando estuve sana, pero no de alta, comencé a retomar mi vida laboral, entre otras cosas.
No fue fácil, porque me sentía menoscabada físicamente e ignoraba si sería capaz de enfrentar la carga de trabajo y las exigencias que implicaba conseguir un cargo en cualquier empresa.
Con el tiempo, fueron apareciendo las oportunidades laborales y tuve que afrontar mis miedos, inseguridades o posibles complicaciones de salud.
Poco a poco, pude salir adelante y estuve a la altura. Sin embargo, a través de los años mi vida laboral cambió mucho, porque tuve que adaptarme a las nuevas circunstancias.
Luego de pasar por esta enfermedad, algunas mujeres retoman sus antiguos empleos. Otras, como yo, los cambian radicalmente. O quizás, muchas no pueden volver a trabajar. Con los costos humanos, familiares y económicos que eso implica.
A pesar de todo, podemos volver a levantarnos y rehacernos muchas veces con la ayuda de nuestra fuerza interior.
Carlota

lunes, 5 de mayo de 2014

Estadísticas en Chile

Nunca me han gustado los números de las estadísticas, porque en mi opinión, son muy fríos y no muestran la historia que hay detrás de cada ser humano representado en esos porcentajes. Sin embargo, reconozco su gran utilidad y valor, especialmente cuando se trata de reflejar una realidad tan impactante como lo es el cáncer de mamas en Chile.

En nuestro país, 4 mujeres mueren al día por detección tardía del cáncer de mamas. Cada año se detectan más de 4.000 casos y de acuerdo al programa nacional del Ministerio de Salud, cada 6 horas muere una mujer debido a esta enfermedad.

Cabe mencionar que este flagelo, se está dando en mujeres cada vez más jóvenes y sólo alrededor del 20% de los casos, corresponden a antecedentes familiares o herencia genética.

Un estudio hecho por la Fundación Gates en el año 2012, arrojó que esta enfermedad aumentó un 46% en un periodo de diez años en Chile.

Si bien, en América Latina somos uno de los países que registra más casos nuevos por año, lamentablemente todos los países van al alza.

Las invito a cambiar esta lapidaria realidad con un esfuerzo consciente e individual.

FUENTE: Servicio Nacional de la Mujer. Chile. 2013.
                     www.latercera.com/tendencias

Hablarlo

En "Mi Objetivo", les comenté que no fue fácil tomar la decisión de hacer pública mi experiencia con esta enfermedad, debido a que obviamente, involucró mucho dolor y dejó huellas imborrables. Sin embargo, aquí estoy, reflexionando junto a Uds., incentivándoles al autocuidado e informándoles sobre este tema.

Pero, no siempre fue así...

Recuerdo que en ese entonces, luego de volver a casa totalmente golpeada con el diagnóstico, tomé la firme decisión de no recibir visitas, ni contestar llamadas durante una semana, exceptuando a mi familia. Necesitaba asimilar lo que me estaba pasando y tener la fuerza necesaria para enfrentar lo que vendría después. Por lo tanto, en esos siete días, dije lo justo y me comuniqué muy poco.

Posteriormente, luego de terminar mi tratamiento y con el paso de los años, nunca hablé con otras personas de lo que me había sucedido: ni en mis trabajos, ni al hacer nuevas amistades, ni a familiares lejanos, ni a viejos amigos. Y, aunque me sentía dividida, ya que era parte de mi historia, simplemente no podía verbalizarlo.

Sin embargo, después de unos cinco años, al enterarme de que una de mis primas hermanas había sido diagnosticada con esta enfermedad, curiosamente sí me sentí con la libertad de contarlo y decir: "Yo, tuve cáncer de mamas".

Quizás, sientes o has sentido como yo. Tenemos nuestros tiempos y son distintos. Es necesario respetarlos y hacer que otros los respeten. Es parte de vivir y superar el dolor para poder seguir adelante.

Con afecto, Carlota

domingo, 4 de mayo de 2014

Factores de Riesgo

Como les comenté antes, el cáncer de mamas es una enfermedad que no tiene prevención y sólo la detección precoz puede hacer la gran diferencia. Por lo tanto, el autocuidado es fundamental para ir un paso adelante de este flagelo.


Sus factores de riesgo pueden ser muy variados y están relacionados con el estilo de vida, la herencia genética y algunas características de salud. Éstos son:
- Ser mujer. El 99% de los casos se da en mujeres.
- Antecedentes personales de cáncer de mamas u otra enfermedad benigna de mama.
- Antecedentes familiares por línea materna.
- Haber vivido el primer parto después de los 30 años.
- Ser portadora de la mutación genética BRCA1 o BRCA2, que se asocia también a un mayor riesgo de cáncer de ovario.
- Menarquía precoz (llegada del período menstrual antes de los doce años) o menopausia tardía (posterior a los 55 años).
- No tener hijos.
- Uso prolongado de terapia de reemplazo hormonal.
- Obesidad, sobrepeso y/o una dieta alta en grasas.
- Tabaquismo
- Consumo moderado o excesivo de alcohol.
- Altos niveles de estrés.


Infórmense y si tienen dudas, hablen con su doctor.

 En el siguiente enlace, encontrarán mayor información y respuesta a preguntas frecuentes: http://www.haztelamamografiahoy.cl.

FUENTE: Servicio Nacional de la Mujer. Chile.

martes, 29 de abril de 2014

El Lazo Rosado

Quisiera compartir con Uds., la historia del lazo rosado...

Este es un símbolo internacional usado por personas, compañías y organizaciones que se comprometen a crear conciencia sobre el cáncer de mamas.
Su objetivo es concientizar sobre esta enfermedad en torno a la detección precoz, la cura y cuidados.
El primer lazo rosado fue introducido por la Fundación Susan G. Komen del Cáncer de Mamas. En los años noventa, los activistas por la causa del SIDA lo usaron de inspiración por el impacto que podía generar un simbólico lazo rojo e iniciaron una campaña para que de esta forma, la gente pudiera apoyar esta causa.
Posteriormente, Alexandra Penney, editora en 1992 de la revista de salud para mujeres SELF, junto con la vicepresidenta de ESTÉE LAUDER, Evelyn Lauder, comenzaron con la idea de hacer lazos y obtener el apoyo del gigante farmacéutico para distribuirlos a través de sus tiendas en Nueva York.
No obstante, Charlotte Hayley, una mujer de 68 años sobreviviente del cáncer de seno, también había producido lazos representativos de color melocotón para incentivar al país y los legisladores de Estados Unidos.
Charlotte, después de discutir las oportunidades con Penny, Lauder y los abogados, decidieron ponerle un "nuevo color". El nuevo color de la cinta sería el rosa y se convertiría en un símbolo internacional de la conciencia del cáncer de mama.

Aquí, encontrarán más información:

FUENTE: Extracto Artículo "Lazo Rosado". www.wikipedia.org

lunes, 28 de abril de 2014

Miedo

Cada año, aproximadamente en esta fecha, me hago los exámenes de rigor: mamografía y ecotomografía mamaria. Sin embargo, por razones ajenas a mi voluntad, esta vez, el proceso se prolongó demasiado, ya que la mamografía no arrojó resultados concluyentes y tuve que esperar el segundo examen, lo que me mantuvo muy preocupada.

Hace mucho tiempo, me prometí que después de lo que había pasado, no viviría con miedo. Pero, lógicamente, vuelvo a sentirlo durante estas fechas y una vez conocido el resultado de los exámenes, desaparece.

Recuerdo que lo experimenté con mucha fuerza hace diez años, cuando fui diagnosticada con cáncer de mamas y es muy difícil de explicar. Creo que la palabra se queda corta. Sólo puedo decir que era como un aire frío que bajaba desde mi cabeza a los pies. Y, a veces, agarrotaba todo mi cuerpo. Sentía que no tenía ningún control sobre lo que me estaba pasando, que no podía escapar y que ignoraba si saldría con bien, más allá de la lucha que daría.

Afortunadamente, era una emoción que como otras, iba y venía. También, tenía días lindos que compensaban esos difíciles momentos.

Creo que cuando estamos viviendo una situación limite, es natural sentir miedo. Sólo nos queda vivirlo, enfrentarlo y esforzarnos por quitarle poder cada día.

Con afecto, Carlota.

Google+ Seguidores