jueves, 8 de mayo de 2014

Volver al Trabajo


Cuando me diagnosticaron cáncer de mamas en el año 2004, no tenía trabajo ni previsión o seguro de salud. Por lo tanto, me encontraba en una situación muy compleja, ya que cargaba con una enfermedad catastrófica que no podía costear y de eso, dependía mi vida.
Sin embargo, ese mismo año, el Estado chileno recién había implementado un programa de salud que terminaría cubriendo todos mis gastos y me salvaría: el Plan Auge.
Así, cuando estuve sana, pero no de alta, comencé a retomar mi vida laboral, entre otras cosas.
No fue fácil, porque me sentía menoscabada físicamente e ignoraba si sería capaz de enfrentar la carga de trabajo y las exigencias que implicaba conseguir un cargo en cualquier empresa.
Con el tiempo, fueron apareciendo las oportunidades laborales y tuve que afrontar mis miedos, inseguridades o posibles complicaciones de salud.
Poco a poco, pude salir adelante y estuve a la altura. Sin embargo, a través de los años mi vida laboral cambió mucho, porque tuve que adaptarme a las nuevas circunstancias.
Luego de pasar por esta enfermedad, algunas mujeres retoman sus antiguos empleos. Otras, como yo, los cambian radicalmente. O quizás, muchas no pueden volver a trabajar. Con los costos humanos, familiares y económicos que eso implica.
A pesar de todo, podemos volver a levantarnos y rehacernos muchas veces con la ayuda de nuestra fuerza interior.
Carlota

Google+ Seguidores