viernes, 19 de mayo de 2017

MIEDO

Cada año, aproximadamente en esta fecha, me hago los exámenes de rigor: mamografía y ecotomografía mamaria.

Y, hace mucho tiempo, me prometí que después de lo que había pasado, no viviría con miedo. Pero, lógicamente, vuelvo a sentirlo durante estas fechas y una vez conocido el resultado de los exámenes, desaparece.
Recuerdo que lo experimenté con mucha fuerza hace diez años, cuando fui diagnosticada con Ca. de mamas y es muy difícil de explicar.
Creo que la palabra se queda corta. Sólo puedo decir, que era como un “aire frío” que bajaba desde mi cabeza a los pies y, a veces, agarrotaba todo mi cuerpo. 
Sentía que no tenía ningún control sobre lo que me estaba pasando. Que no podía escapar y que ignoraba si saldría con bien, más allá de la lucha que daría.
Por fortuna, era una emoción que como otras, iba y venía. También, tenía días lindos que compensaban esos difíciles momentos y que atesoraba como algo muy valioso.
 
Cuando estamos viviendo una situación límite, es natural sentir miedo. Sólo nos queda vivirlo, enfrentarlo y esforzarnos por quitarle poder cada día.
 
Con afecto, Sylvia.

Google+ Seguidores