jueves, 17 de julio de 2014

"Somos lo que comemos"

Según la Organización Mundial de la Salud, el 70% de las enfermedades podrían evitarse si las personas tuvieran una buena nutrición. Y, a mi entender, quizás no estemos de acuerdo en todo, tener una buena nutrición implica alimentarse en forma equilibrada, dándole a nuestro cuerpo los minerales, las vitaminas, las proteínas, la fibra y el agua que necesita cada día para funcionar a la perfección, además de los carbohidratos y grasas en cantidades moderadas.

Al enfermarme y enfermarse mi padre, decidimos hacer cambios al alimentarnos, los cuáles hemos mantenido hasta el día de hoy. 

Modificar los hábitos alimenticios no es fácil, sin embargo, no es una tarea imposible; especialmente, si comprendemos con crudeza que nuestra salud y nuestra vida en gran parte dependerán de ello.

Si eres una persona que gusta de comer desordenadamente y en exceso, probablemente dentro de unos meses o años, sufrirás las consecuencias de esa decisión y eso se verá reflejado en tu salud y en tu calidad de vida: cáncer, hipertensión, diabetes o un infarto.

Por el contrario, si comienzas a hacer los cambios necesarios en forma paulatina y conscientemente, estarás invirtiendo en tu futuro bienestar y en el camino, tu cuerpo te lo agradecerá.

Qué cierto es el dicho "Somos lo que comemos...".

Con afecto, Carlota.

Google+ Seguidores