viernes, 3 de julio de 2015

Día a día

Actualmente, estoy con mucho trabajo.... Feliz al sentirme útil y sobre todo, agradecida.

A veces, me siento abrumada con los compromisos y responsabilidades que implica vivir en una sociedad moderna y agitada como ésta. Supongo que a todos nos pasa... Sin embargo, en esos difíciles momentos, me detengo un minuto, respiro profundo y "veo con el corazón".

Ahí, puedo verme a mí misma, a los otros y a lo que me rodea, con ojos de principiante. La tensión comienza a ceder, los problemas ya no son tan grandes y el día parece más agradable.

Luego de un rato, siento que vuelvo a tener el control y una nueva energía para continuar la jornada.

Sin importar dónde estemos, démonos unos segundos y simplemente dejemos que nuestra sabiduría interior nos guíe, a través de este sencillo gesto de amor por nosotros mismos.

Afectuosamente, Carlota.

Google+ Seguidores