viernes, 11 de diciembre de 2015

Lección de Vida

Quisiera compartir con ustedes, un video que en mi opinión es el fiel reflejo de una triste realidad: la soledad e indiferencia en que viven muchísimos ancianos en Chile y el mundo.
Padres y madres que una vez terminada su tarea, jubilan, enviudan y se ven limitados por pensiones mínimas, dolencias propias de la edad o enfermedades crónicas. Y, que con el paso del tiempo, viven en soledad, alejados de sus hijos y nietos, con necesidades crecientes de cuidados y afecto.
En los últimos años, el Estado chileno ha creado diversas políticas orientadas a la protección de nuestros ancianos y un ejemplo de esto, es el SENAMA, Servicio Nacional del Adulto Mayor.
Como les conté en "Quién Soy", vivo con mi madre desde hace ya ocho años y confieso que no ha sido fácil, porque tiene algunas enfermedades crónicas y tenemos que estar pendientes como familia, de sus tratamientos, controles médicos, medicamentos, alimentación, emergencias, etc.; lo que es una espiral que nunca termina y a ratos, es muy desgastador.
Afortunadamente, nos hacemos cargo de acuerdo a nuestras posibilidades y ella nunca ha estado ni estará sola. Pero, lamentablemente, muchos ancianos viven en la pobreza, la soledad y/o el abandono.
Valoremos y protejamos a nuestros adultos mayores, sean ellos nuestros padres, familiares, vecinos o amigos. Una visita, un abrazo afectuoso o unos minutos de conversación, serán la mejor forma de combatir el olvido y la indolencia.
Aquí, les dejo el link: Abuelo finge su muerte en Navidad
Con afecto, Carlota.

Google+ Seguidores